Práctica eficiente

Algunos consejos necesarios para optimizar el proceso de aprendizaje de una práctica eficiente del piano.
Todo pianista exitoso ha desarrollado una rutina práctica.
Sentarse en el piano durante ocho horas diarias no garantiza lograr el objetivo de ser un buen pianista. El objetivo se alcanza a través de una práctica eficiente que se centre en las herramientas correctas.
Los diversos aspectos musicales deben practicarse en todas las tonalidades. De nada sirve ser un especialista en do mayor y desconocer otras tonalidades que pueden ser más difíciles. Esto incluye transponer melodías, patrones, acordes, canciones en todos los tonos.
Al principio esto puede resultar tedioso pero es la forma más rápida y eficaz de ser talentosos.
El mejor consejo que les puedo dar es empezar a utilizar la metodología de transposición específicamente para los acordes y después hacerlo en melodías.
Puede resultar muy útil hacerlo también con composiciones sencillas que ya conocemos practicarlas en otras tonalidades.
La habilidad de poder tocar un tema en cualquier tonalidad aunque sean cosas sencillas nos permite la posibilidad de interactuar más cómodo con otros instrumentistas e incluso con los cantantes donde comúnmente nos solicitan que toquemos en tonos más agudos o más graves.
Algo que me sucedió hace mucho años fue la posibilidad de tocar con un buen guitarrista pero que como líder de la banda se sentía cómodo de ejecutar temas en la tonalidad de LA. Era un tono que a mí me generaba dificultades y yo sentía que mis habilidades se limitaban de forma sustancial.

Practicar los acordes en todos los tonos en ciclos de cuartas ascendentes es el mejor comienzo. Vamos a descubrir que el tiempo de reacción en la ejecución de cada uno es diferente. Aquellos en que los que demoremos mayor tiempo en ejecutarlos son los que más dificultad nos ofrece. El segundo paso es repetir pero solamente en aquellos tonos difíciles. La estrategia se centra en igualar el tiempo de respuesta en todos los contextos. No importa lo lento que seamos, pero debemos ser igual de lentos para todas las tonalidades. Seamos consientes y honestos con nosotros mismos de cuáles son los puntos débiles para poder superarlos.
Otro elemento fundamental a tomar en cuenta es que para adquirir VELOCIDAD y VIRTUOSISMO no depende de subir el tiempo rápidamente. La velocidad proviene de la precisión y la precisión se adquiere de forma natural empezando a tocar de forma lenta.Esto es una práctica eficiente del Piano. A medida que vamos practicando cada elemento con diferentes apoyos, cambios rítmicos, legato o stacatto veremos cómo los dedos empiezan a adquirir independencia con respecto al proceso racional de aprendizaje.También es fundamental que cada herramienta nueva que aprendamos de forma eficiente podamos incorporarlo en el contexto de una canción o tema que vayamos a practicar.
La premisa fundamental es que el cerebro los ojos y los dedos funcionen de forma aceitada y sincronizada de tal forma de sentirnos confortables a la hora de tocar el piano. La mente no tiene el tiempo de pensar y los dedos deben sentirse seguros por donde transitan.
Otro elemento a tener en cuenta es cuidar de tensión muscular innecesaria cuando practican y cuando ejecutan un tema o repertorio. Conozco pianistas que debieron abandonar el piano por prescripción médica a causa de problemas físicos. Es importante respirar normal profundamente y por la nariz. Sonreír mientras tocamos puede ser una ayuda para aliviar tensiones.

Por último y no menos importante escuchen música preferentemente en vivo, si saben lectoescritura transcriban improvisaciones melódicas de aquellas  partes que les gusten. Acepten las buenas y malas críticas de otros pero no pierdan de vista que lo fundamental es nuestra propia autocrítica.